CGT - Sector Federal de Telemarketing
Las relaciones laborales en la crisis del COVID-19 y nuestros derechos como personas trabajadoras
últimas Noticias
1ª reunión del enésimo Despido Colectivo de SITEL : 325 Despidos en Sitel Ibérica Teleservices
1ª reunión del enésimo Despido Colectivo de SITEL : 325 Despidos en Sitel Ibérica Teleservices ...
EXTEL/ABAIGROUP : BLACK FRIDAY TAMBIÉN LLEGA A EXTEL
EXTEL/ABAIGROUP : BLACK FRIDAY TAMBIÉN LLEGA A EXTEL ...
EXTEL/ABAIGROUP : DE MAL EN PEOR
EXTEL/ABAIGROUP : DE MAL EN PEOR ...
Negociación del Convenio : SEGUIMOS SIN SER DE GOMA
Negociación del Convenio : SEGUIMOS SIN SER DE GOMA ...
SITEL IBERICA ATACA DE NUEVO Y ANUNCIA UN ERE POR CAUSAS ECONÓMICAS Y UN ERTE COVID-19 A NIVEL ESTATAL
SITEL IBERICA ATACA DE NUEVO Y ANUNCIA UN ERE POR CAUSAS ECONÓMICAS Y UN ERTE COVID-19 A NIVEL ESTATAL ...
Vuelta a Empezar: Modificaciones Sustanciales en EXTEL/ABAIGROUP
Vuelta a Empezar: Modificaciones Sustanciales en EXTEL/ABAIGROUP ...

En estos tiempos de pandemia, hay empresas que hacen ERE, hay empresas que hacen ERTE y hay empresas como Transcom que no hacen ni lo uno ni lo otro – de momento -, sino que se dedican a engrosar su margen de beneficio a costa de los incentivos de lxs trabajadorxs y van recortando de aquí y de allá a mayor gloria del fondo buitre de turno. En este caso la multinacional sueca de telemarketing tuvo, allá por el mes de julio, la genial ocurrencia de eliminar un plus salarial fijo de entre 150€ y 200€ mensuales, que la empresa denominaba “incentivo” pero en realidad era un complemento invariable y los trabajadorxs del Departamento de Bankinter Back Office venían cobrando desde hacía años.

La empresa planteó un período de consultas totalmente viciado, en el que, como reconoce la sentencia del 20 de octubre de 2020, que adjuntamos integra a esta noticia, del Juzgado número 14 de lo Social de Madrid, se negaron los más elementales derechos de documentación e información por parte de Transcom, pretendiendo darnos gato por liebre con documentos elaborados por la propia empresa como dice muy explícitamente la sentencia, y llevarnos a la firma de un acuerdo lesivo para lxs trabajadorxs o a ningún acuerdo, en la confianza de que el juzgado les iba a dar la razón por creer que en una modificación sustancial los requisitos formales son mucho más livianos que en un ERE.

Pero, como dice el refrán, la avaricia rompe el saco, y CGT, tras aquella lamentable pantomima, interpuso junto con USO y UGT la correspondiente demanda de nulidad de la modificación sustancial por mala fe negociadora, y el juzgado no solo nos ha dado la razón en cuanto a la nulidad formal, reconociendo el derecho de lxs trabajadorxs a cobrar las cuantías que dejaron de percibir, sino que incluso ha rechazado, aun no siendo estrictamente necesario, las causas económicas y productivas alegadas por Transcom.

En cuanto a la causa economica la jueza indica: 

"... la empresa, para defender la procedencia de la medida se enfrenta a un serio problema de prueba, pues en el acto del juicio se limita a aportar la documentación que ya fue aportada a los representantes de los trabajadores y que, por sí sola, no sólo carece de valor probatorio  al tratarse  de documentación  privada, confeccionada  por la empresa para defender su medida, sino por no ofrecer una versión completa de la causa que se está defendiendo en juicio. Y así, respecto de la documentación que refleja datos contables, porcentajes de costes y de facturación, no se ofrece ningún sustento probatorio ajeno a la empresa, que permita dar esos datos por válidos. El documento unido al folio 495 ningún valor probatorio en juicio tiene, pues un documento firmado por la directora financiera de la empresa (persona con estrecho vínculo laboral con la empresa y con evidente interés en mantener la versión de la empresa) no tiene la condición jurídica de certificado (en el sentido de documento oficial o que goce de presunción de veracidad) pese a que el documento se confeccione bajo la fórmula de "certificado". De hecho ni siquiera se trae a la directora financiera que firma ese documento para que en el acto del juicio, como testigo y bajo promesa o juramento de decir la verdad (y enfrentándose así a las consecuencias de faltar a verdad en un juicio), ratifique ese documento y permita a esta juzgadora o al resto de partes pedir explicaciones o ampliaciones sobre los escuetos datos que da en el documento, o sobre la base de qué documentación ha sacado esos datos. Por tanto, esta Juzgadora se enfrenta a las mismas dudas a las que se enfrentó la representación de los trabajadores durante el periodo de consultas cuando le fue exhibida una documentación confeccionada por la empresa y que no puede ser contrastada o comprobada con otros medios de prueba más objetivos ni puede, por tanto ser corroborada. La causa económica, por tanto, no consta acreditada..."

En cuanto a la causa productiva

 "...la empresa del cambio impuesto por el cliente en relación a la facturación de este servicio. Y si bien en el periodo de negociación se anunció a los representantes de los trabajadores que se aportaría la modificación o anexo al contrato una vez firmado, en el acto del juicio, celebrado casi cuatro meses después que entrara en vigor la medida, no se ha aportado ese anexo o modificación. Lo que ha aportado la empresa son los correos electrónicos intercambiados con el cliente (folios 534 a 537). Aquí el comité alega que el problema entre Transcom y Bankinter surge a raíz de que Transcom utilizó plantilla de otros servicios (y por lo que se facturaba de forma independiente) para cubrir este servicio, lo que llegó a oídos del cliente y lo consideró un incumplimiento del contrato y además una doble facturación por un doble servicio que se prestaba por una misma plantilla. Esta circunstancias al no venir avalada más que por la versión interesada del comité no se puede declarar probada. Pero lo que si consta acreditado es que ese cambio invocado por Transcom tiene su origen en una queja del cliente, pues así se desprende del tono y contenido de los correos aportados. Destaca el unido al folio 534, en el que el cliente utiliza un tono que refleja la insatisfacción no con el servicio ejecutado por el personal sino por la forma en que Transcom justifica la ejecución de esos servicios y en los que se indica que con esos defectos a la hora de justificar la ejecución del servicio no se puede establecer un sistema de facturación por evento. En el correo unido al folio 537, de abril de 2020, el cliente ya anuncia la penalización por deficiencias y baja productividad y de ese correo se desprende que en ese momento sigue el sistema de facturación por horas. Más allá de estos dos correos no consta el cambio del sistema de facturación de horas a eventos, ni la incidencia económica que ello tiene sobre la rentabilidad del servicio (si va a reducir el precio de la facturación o lo va a incrementar; si esta reducción o incremento del precio se corresponde con una reducción o incremento del volumen de trabajo a ejecutar por los trabajadores, etc.)..."

Todo un varapalo para la codiciosa multinacional sueca que aún no sabemos si digerirán por las buenas acatando la sentencia sin obligar a reclamaciones individuales o recurrirán para seguir engrosando sus arcas aun a riesgo de tener que pagar más en el futuro. ¿Quién sabe? Pero lo cierto e indudable es una vez más que…

 

SI LUCHAS PUEDES PERDER, SI NO LUCHAS ESTÁS [email protected]


Deja tu Comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con el simbolo *

Puedes usar codigos HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¿ Cuanto es tres + tres ?    

Identificación

  • PROMO LA FUNCIÓN CGT ON LINE PROMO LA FUNCIÓN CGT ON LINE
    PROMO LA FUNCIÓN CGT ON LINE